Soñadores trepando nubes

miércoles, 24 de marzo de 2010


Le gustaban casi todos los hombres en general y muchos en particular. Entre ellos reinaba como una abeja emperatriz. Amaba en ellos el olor del trabajo y del deseo, la voz ronca, la barba de dos días, el cuerpo vigoroso y al mismo tiempo tan vulnerable en sus manos, la índole combativa y el corazón ingenuo.

Isabel Allende .

1 comentario:

Direcciones de Calles Que No Existen